11.2.06

12 caricaturas, por ahora 10 muertos.


Hace cuatro meses un diario danés el Jyllands-Posten publicó 12 caricaturas de Mahoma, el director de este periódico de tendencias derechistas quería "probar" la hipocresía de la libertad de expresión frente a uno de los temas sensiles del momento tras escuchar la historia de un autor de cuentos infantiles al que ninguna editorial quiso publicar su cuento relatando e ilustrando la vida del famoso profeta.

El gobierno egipcio al tanto de la publicación de estas caricaturas se puso en contacto inmediatamente con el gobierno danés para solicitar una audiencia con la que explicarle el agravio que eso podía suponer para los practicantes del Islam, una religión en la que recordemos está prhibida tradicionalmente la representación de la figura humana (y digo tradicionalmente porque lo de arriba es una representación islámica de Mahoma, le tapan la cara con un velos por respeto, o será que es mu feo?). El gobierno danés rechazó conceder esa audiencia.

Tres meses después, coincidiendo con la victoria democrática de Hamás en Palestina, y las presiones internacionales contra la organización político-militar para que abandone la violencia bajo amenaza de retirada de apoyos, los líderes de las naciones árabes deciden lanzar una proclama contra el terrible agravio que supone la publicación de esas caricaturas.

La comunidad árabe se pone en píe de guerra, un diario noruego responde a las quejas republicando las caricaturas, los arabes asaltan con fuego y violencia las embajadas de ambos paises. Dirigentes y medios de comunicación navegan entre dos aguas, no sabiendo que postura defender. En Francia el director del diario France Soir es depedido por la publicación de otra caricatura en la que el dios cristiano le dice a Alá " a todos nosotros nos han caricaturizado y no nos hemos puesto así" por el dueño del rotativo de origen egipcio.

Mientras algunos defienden a ultranza la libertad de expresión otros llaman al respeto y a la calma, mientras algunos "pensadores" árabes exigen legislación que impida la salida de material obsceno como ese.

Mientras en las multitudinarias manifestaciones algunos manifestantes mueren, de momento 10, Jyllands Posten ha pedido disculpas en más de 4 idiomas.

Ahora expondré mi opinión:

1/ La libertad de expresión es (o debería ser) un derecho inalienable del ser humano. Una de las conquistas de la Ilustración Francesa (aunque recogida por primera vez en la Primera Enmiienda de la Constitución de los EEUU), aquella que relativizó el poder religioso en la vida pública, aquella coincidente en el tiempo con Daumier y los primeros caricaturistas que no dejaban títere con cabeza, fuese aristócrata, religioso, o Dios.

2/Las caricaturas del Jyllands Posten no me gustan, son bastante fachas.

3/Aunque discrepo con las caricaturas de ningún modo me parece que no deban ser publicadas.

4/Lo políticamente correcto y la autorregulación no son más que maneras encubiertas de hablar de censura. Se empieza con algo por el "bien de todos" y se acaba por autorregular cosas en beneficio de unos pocos.

5/La comunidad árabe tiene derecho a sentirse molesta por esas caricaturas y a protestar; asaltar embajadas, intentar imponer su pensamiento y leyes a sociedades en las que no gobiernan me parece a todas luces desproporcionado. 10 muertos es una cifra de muertos, en la que hay 10 muertos más de los que debería haber por una contingencia de este tipo.

6/Un periodista de unos de estos debates mañaneros dijo " que no iba a defender a ultranza la libertad de expresión cuando hay gente muriendo". Esto es pura demagogia, habría que ver que diría si en vez de caricaturas fuese un artículo periodístico.

7/Lamento que la derecha haya aprovechado esto para echar más leña al fuego y para intentar colarnos sus recortes de libertades en pos de la seguridad global y contra el terrorismo. Lamento que no recuerden como se suelen poner ellos cuando las caricaturas no son de Mahoma y sí hablan del Papa o Cristo, con una actitud igual de deleznable que la que la comunidad árabe tiene ahora y con proclamas igualmente en contra de la libertad de expresión.

8/Lo respetable son las personas no las religiones, o las opiniones.

9/Esas caricaturas han hecho lo que se supone que hacen las caricaturas, tocar los cojones.

10/La libertad de uno acaba donde empieza la del otro... ¿se puede saber qué libertad restringen esas caricaturas?
Publicar un comentario en la entrada