5.2.05

Conexión telepática

Conexión telepática

Érase una vez en las tierras del imperio una joven realizadora con solo un film a sus espaldas, hija de un reputado director, de iniciales S.C..

Siendo novia de un afamado director de video-clips decidió acompañarlo a uno de sus rodajes en Tokio. Allí descubrió la soledad en su sentido más paradójico, y sintió el desprecio disfrazado de indiferencia de su hasta entonces pareja.

En un lugar diferente en el más pequeño de los reinos aliados un joven dibujante de iniciales M.P. intentaba llevar a cabo una historieta en la que un artista de rock llegaba a Tokio y sentía la soledad en su sentido más paradójico. En su historia el rockero se reencontraba consigo mismo, y al mismo tiempo la paz interior.

Cuando el joven dibujante se encontraba ya en la segunda página de seis decidió tomarse un respiro e ir al cine... Era el segundo filme de S.C. una joven realizadora hija de un reputado director.

La película contaba la historia de la novia de un afamado fotógrafo de estrellas que iba a hacer una sesión a Tokio. Ella, una vez en la ciudad nipona, sentía la soledad más paradójica, y el desprecio de su pareja transformado en indiferencia. A través de su relación con una vieja gloria hollywoodiense, la chica se reencontraba a si misma y la paz interior.

Al salir del cine M.P. se cagó en todos los santos del calendario, y decidió mandar al traste su historieta, convencido de que no podría contarla mejor, ni de una forma diferente a S.C.

De vez en cuando algunos amigos intentan convencer a M.P. de que acabe esa historia... De la que os cuelgo aquí una viñeta...

Publicar un comentario en la entrada